A medida que el conflicto de Gaza se acerca a los 100 días, un alto el fuego inmediato es “más urgente que nunca”, dijo el viernes la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, (ACNUDH).

En vísperas del sombrío hito del domingo, la portavoz Liz Throssell reiteró la necesidad de que el personal de la Oficina tenga acceso a Israel y a todas las partes del Territorio Palestino Ocupado para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas por todas las partes

Han transcurrido 14 semanas desde que Hamás y otros grupos armados palestinos perpetraron sangrientos ataques contra Israel el 7 de octubre de 2023, matando a 1200 personas y tomando como rehenes a otras 250 aproximadamente, 136 de las cuales se cree que siguen cautivas en Gaza.

Poner fin al sufrimiento 

En respuesta, Israel lanzó una respuesta militar masiva y destructiva. Hasta la fecha han muerto más de 23.000 palestinos, principalmente mujeres y niños, y se han menoscabado o destruido infraestructuras civiles como viviendas, hospitales, escuelas, panaderías, lugares de culto, sistemas de abastecimiento de agua y aún instalaciones de la ONU.

Throssell recordó que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Volker Türk, ha pedido en repetidas ocasiones un alto al fuego inmediato “para poner fin al espantoso sufrimiento y a la pérdida de vidas humanas, y para permitir la entrega rápida y eficaz de ayuda humanitaria a una población que se enfrenta a niveles espantosos de hambre y enfermedad”, y añadió que “esto es más urgente que nunca”.

En cuanto al desarrollo de las hostilidades, dijo que la Oficina ha recalcado en varias ocasiones los recurrentes incumplimientos por parte de Israel de los principios fundamentales del derecho internacional humanitario, como la distinción, la proporcionalidad y las precauciones al llevar a cabo los ataques.

Riesgo de crímenes de guerra 

“El Alto Comisionado ha subrayado que el incumplimiento de estas obligaciones entraña el riesgo de incurrir en responsabilidad por crímenes de guerra y también ha advertido de los riesgos de que se cometan otros crímenes atroces”, señaló Throssell. 

Señaló que continúan los intensos bombardeos israelíes desde aire, tierra y mar en gran parte de la Franja de Gaza, especialmente en las provincias de Deir al Balah y Jan Yunis, donde decenas de miles de personas habían huido previamente en busca de seguridad. 

Mientras tanto, los grupos armados palestinos han seguido lanzando cohetes indiscriminados contra Israel, algunos de los cuales han sido interceptados, señaló.

Obligación de proteger 

Throssell instó a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) a tomar medidas inmediatas para proteger a los civiles, de acuerdo con el derecho internacional.

Ordenar a los civiles que se trasladen no exime en modo alguno a las FDI de su obligación de proteger a los que se quedan, independientemente de sus motivos, mientras llevan a cabo sus operaciones militares”, afirmó. 

Israel también debe poner fin de inmediato a las detenciones arbitrarias, torturas, malos tratos y desapariciones forzadas de palestinos en Gaza, añadió, señalando que cientos de personas están recluidas en varios lugares desconocidos tanto dentro como fuera del enclave, según informes.

Desesperación y escasez extrema 

La Oficina también destacó el “escenario desesperado” en el norte de Gaza, donde la población se enfrenta a una grave escasez de alimentos, agua y otros artículos básicos. 

“El acceso a la ayuda humanitaria sigue siendo extremadamente difícil, a pesar de las reiteradas peticiones de la ONU a las Fuerzas de Defensa de Israel para que faciliten la circulación de los convoyes de ayuda humanitaria”, afirmó Throssell, antes de referirse a la situación en el sur, donde más de 1,3 millones de desplazados se hacinan en la ciudad de Rafah, que antes tenía 300.000 habitantes.

Situación en Cisjordania 

Pasando a Cisjordania, dijo que se ha verificado la muerte de 330 palestinos, entre ellos 84 niños, desde el inicio de las hostilidades. La mayoría, 321, fueron asesinados por las fuerzas de seguridad israelíes, mientras que ocho murieron a manos de colonos.

Añadió que comunidades enteras de pastores han sido desplazadas a la fuerza debido a la violencia de los colonos, lo que puede equivaler a un traslado forzoso.

El mes pasado, la Oficina publicó un informe sobre Cisjordania en el que subrayaba la necesidad de poner fin de inmediato al uso de armas y métodos militares durante las operaciones policiales. También pedía que se pusiera fin a las detenciones arbitrarias y a los malos tratos a palestinos, y que se levantaran las restricciones discriminatorias a la libertad de circulación.

“La falta de rendición de cuentas por los homicidios ilegítimos sigue siendo generalizada, al igual que la impunidad por la violencia de los colonos, en violación de las obligaciones de Israel como potencia ocupante de garantizar la seguridad de los palestinos en Cisjordania”, dijo Throssell. 

ONU Derechos Humanos en los Territorios Palestinos Ocupados, que sigue vigilando y documentando la situación de los derechos humanos en Gaza y Cisjordania, presentará dos informes al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas durante su próximo periodo de sesiones, que se celebrará en febrero en Ginebra.

Una triple amenaza para los niños 

Mientras tanto, el Fondo de las Naciones Unidas la Infancia (UNICEF) advirtió contra la “triple amenaza” del conflicto, la enfermedad y la desnutrición que “acechan” a los niños y niñas de Gaza. 

El sufrimiento ha sido demasiado, dijo Lucia Elm, representante especial del Fondo sobre la situación de los niños en el Estado de Palestina, en declaraciones a los periodistas en Ginebra. 

“Cada día que pasa, los niños y las familias de la Franja de Gaza se enfrentan a un mayor riesgo de muerte proveniente del cielo, de enfermedades por la falta de agua potable y de privaciones por la falta de alimentos.

“Y para los dos niños israelíes que siguen secuestrados en Gaza, la pesadilla que comenzó el 7 de octubre continúa”, dijo, haciendo un llamamiento para su liberación incondicional. 

También habló de cómo los bombardeos están dificultando la entrega de la ayuda que se necesita desesperadamente.

“Cuando estuve en Gaza la semana pasada, intentamos durante seis días llevar combustible y suministros médicos al norte y durante seis días las restricciones de circulación nos impidieron viajar. Mis colegas en Gaza soportaron este mismo reto durante semanas antes de mi llegada”, afirmó. 

Elm dijo que miles de niños ya han muerto en el conflicto y que miles más de vidas jóvenes corren peligro a menos que se tomen medidas para resolver las trabas en cuanto a la seguridad, la logística que rodea la entrega y distribución de ayuda humanitaria, y el aumento del volumen de productos comerciales a la venta en Gaza.

Aumento de las tensiones 

Por su parte, el coordinador del Socorro de Emergencia expresó este viernes en el Consejo de Seguridad su alarma ante las recientes declaraciones de ministros israelíes sobre planes para fomentar el traslado masivo de civiles de Gaza a terceros países, lo que actualmente se denomina “reubicación voluntaria”.

“Estas declaraciones suscitan gran preocupación por el posible traslado masivo forzoso o deportación de la población palestina de la Franja de Gaza, algo que estaría estrictamente prohibido por el derecho internacional”, declaró Martin Griffith a través de una videollamada, añadiendo que “cualquier intento de cambiar la composición demográfica de Gaza debe ser rechazado con firmeza”.

Griffith expresó también su preocupación por el riesgo de una mayor extensión regional del conflicto, especificando que ya hay un aumento de las hostilidades en Cisjordania y un aumento de las tensiones en Líbano, el Mar Rojo y Yemen. “Reitero mi llamado a un alto el fuego”, sentenció.

Evacuaciones ilegales

A continuación, intervino la subsecretaria general para los derechos humanos, quien declaró que lo que ha ocurrido en Gaza no es sólo un “subproducto del conflicto”, sino el resultado directo de la forma en que se han llevado a cabo las hostilidades.

Ilze Brands Kehris señaló que, aunque Israel declaró que las órdenes de evacuación que comenzó a emitir el 12 de octubre se habían dictado por la seguridad de los civiles palestinos, “parece que ha tomado escasas medidas para garantizar que tales reubicaciones se ajustan al derecho internacional”. 

La subsecretaria se refirió en particular a la falta de acceso a condiciones adecuadas de higiene, salud, seguridad, nutrición y alojamiento, y la adopción de medidas para reducir al mínimo el riesgo de separación de los miembros de las familias. 

“Estas evacuaciones forzosas, al no cumplir las condiciones necesarias para ser legales, pueden constituir un traslado forzoso, un crimen de guerra”, aseveró.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *