El odio crece a una velocidad alarmante y el mundo debe denunciar con firmeza las fuerzas que fomentan nuestra división declaró el viernes el Secretario General de la ONU, al inaugurar una ceremonia en el Salón de la Asamblea General en conmemoración de las víctimas del Holocausto.

“Todos nosotros, líderes y ciudadanos, tenemos la responsabilidad de escuchar y aprender de los supervivientes y las víctimas, condenando estos terribles crímenes contra la humanidad, esforzándonos por erradicar el antisemitismo y todas las formas de fanatismo, odio e intolerancia, encontrando la manera de avanzar hacia un futuro compartido, seguro e inclusivo para todos”, declaró el Secretario General de la ONU, António Guterres.

“Esto es especialmente importante en el peligroso y dividido mundo actual, y pocos meses después de los horribles atentados terroristas de Hamás, en los que murieron tantos civiles israelíes inocentes y ciudadanos de otros países”, añadió.

No bajar nunca la guardia

El mundo debe decidirse a “plantar cara a las fuerzas del odio y la división”, prosiguió.

El odio antisemita que alimentó el Holocausto no empezó con los nazis ni terminó con su derrota, dijo, sino que fue precedido por miles de años de discriminación, expulsión, exilio y exterminio.

“Hoy somos testigos de cómo el odio se extiende a una velocidad alarmante”, dijo el jefe de la ONU. “En internet, ha pasado de los márgenes a la corriente dominante“.

Para combatir el odio, instó a todos a alzar la voz.

“No nos callemos nunca ante la discriminación ni seamos tolerantes con la intolerancia”, dijo. “Defendamos los derechos humanos y la dignidad de todos. No perdamos nunca de vista la humanidad de los demás y no bajemos nunca la guardia”.

© Unsplash/Frederick Wallace

No estás solo

Además de su Programa de Divulgación sobre el Holocausto, la Estrategia y Plan de Acción de la ONU contra la incitación al odio establece orientaciones estratégicas a escala nacional y mundial.

“A todos los que se enfrentan a los prejuicios y la persecución, permítannos decirles claramente: no están solos”, dijo Guterres. “Las Naciones Unidas están con vosotros”.

“Hoy, más que nunca, debemos recordar que la demonización del otro y el desprecio por la diversidad son un peligro para todos. Que ninguna sociedad es inmune a la intolerancia y a cosas peores, y que el fanatismo contra un grupo es fanatismo contra todos”.

Nunca más es ahora”: Israel

El embajador de Israel, Gilad Erdan, afirmó que el ataque perpetrado por Hamás contra Israel el 7 de octubre fue “un intento de genocidio”.

“Nosotros, el pueblo judío, entendemos el significado de genocidio más que ningún otro pueblo”, dijo. “Hemos sido perseguidos durante milenios. Hitler grabó el significado de genocidio en nuestro ADN”.

Pero, el 7 de octubre, Hamás “abrió esa herida”, dijo, acariciando una estrella amarilla, distintivo que el régimen nazi obligaba a llevar a los judíos, prendida en su solapa.

“En el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto (…) estoy aquí, en nombre del Estado de Israel, en nombre de todos los asesinados por los nazis y Hamás, y juro que no olvidaremos. Nunca más es ahora”.

La deshumanización permitió el Holocausto

En una declaración para conmemorar el día internacional, Volker Türk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos afirmó que el mundo tiene el deber de examinar por qué ocurrió el Holocausto para garantizar que nunca se repita.

De hecho, la magnitud de los crímenes cometidos comprometió a muchos autores, subrayó.

Los campos de concentración y los trenes de la muerte nazis estaban dotados de personal, y a menudo las víctimas habían sido identificadas ante la policía por personas que conocían, dijo.

Innumerables transeúntes miraron hacia otro lado, o se mostraron indiferentes, ante lo que debían sospechar que era una brutalidad extraordinaria e inhumana”, afirmó. “La deshumanización que posibilitó el Holocausto, la profundidad y la escala de este fracaso de la empatía y del sentimiento hacia otros seres humanos, es incomprensible y aterradora”.

El horror del mundo ante el Holocausto condujo directamente a la adopción de la Convención sobre el Genocidio y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos hace 75 años, y fue decisiva para la adopción del Convenio Europeo de Derechos Humanos y un sinfín de tratados internacionales que consagran la igualdad, la dignidad y los derechos frente a la tiranía y la miseria, dijo, y añadió que se trata de convenciones y principios y valores que deben mantenerse para siempre.

Es nuestro deber buscar respuestas a cómo podrían haberse evitado estos crímenes“, dijo. “Si no lo hacemos, podrían volver a ocurrir”.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *