“El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha descrito la Franja de Gaza como el lugar más peligroso del mundo para ser niño. Hemos dicho que ésta es una guerra contra los niños. Pero estas verdades no parecen ser escuchadas. De las casi 25.000 personas que han muerto en la Franja de Gaza desde la escalada de las hostilidades, el 70% eran mujeres y niños. La matanza de niños debe cesar de inmediato”, dijo este jueves el director ejecutivo adjunto de ese organismo, Ted Chaiban.

Al término de una visita a ese territorio palestino, Chaiban afirmó que en muy poco tiempo, la situación ha pasado de ser catastrófica a estar a un paso del colapso, con más de 1,9 millones de personas desplazadas -el 85% de la población gazatí-, un millón de ellas hacinadas en refugios improvisados en la ciudad sureña de Rafah.

Esas personas viven en condiciones “inhumanas”, el agua es escasa y el saneamiento deficiente es inevitable. El frío y la lluvia de esta semana crearon ríos de desechos. La poca comida disponible no satisface las necesidades nutricionales infantiles. Como resultado, las enfermedades han proliferado entre miles de niños que, además, están desnutridos, detalló.

“El deterioro de las condiciones de los niños de Gaza es impactante y si persiste, podríamos ver muertes debidas a la violencia indiscriminada agravada por enfermedades y hambre”, advirtió.

Chaiban sostuvo que es imperativo poner fin a los bombardeos que no sólo están matando a miles de personas, sino que también impiden la entrega de ayuda a los supervivientes. 

Se precisan más cruces e inspecciones más eficientes

“Tenemos que entrar con más camiones, hacerlo a través de más cruces y con procesos de inspección mucho más eficientes. Antes del conflicto, más de 500 vehículos entraban cada día en la Franja de Gaza. Cuando estuve allí en noviembre, entraban unos 60 camiones de ayuda por día. Ahora cruzan unos 130, junto con una media de 30 camiones comerciales al día. Esto incluye la apertura de un segundo paso fronterizo, pero sigue siendo totalmente insuficiente. Estamos tratando de hacer llegar asistencia a través de pequeño embudo para satisfacer un océano de necesidades”, apuntó.

El número dos de UNICEF añadió que debe haber menos restricciones a la ayuda que puede entrar, y explicó que hacen falta generadores para bombas de agua y tuberías para reparar las instalaciones de agua y saneamiento, esenciales para la supervivencia de la gente.

También pidió seguridad para distribuir la ayuda una vez que entre a Gaza y recalcó la urgencia de acceso al norte de la Franja, donde hasta 300.000 personas no tienen acceso a agua potable y apenas tienen alimentos. 

Palestinos desplazados reciben comida en un punto cercano a una escuela convertida en refugio en Gaza.

No podemos esperar más un alto el fuego

Chaib subrayó la necesidad imperiosa de un alto el fuego humanitario. “No podemos esperar más (…) Esto no puede continuar”, enfatizó.

En consonancia con UNICEF, los trabajadores de otras agencias humanitarias de la ONU alertaron de que el nivel de asistencia para muchos gazatíes es catastrófico.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó que continúan los intensos bombardeos israelíes sobre Gaza, al igual que el lanzamiento de cohetes hacia Israel por parte de grupos armados palestinos.

Los obstáculos persisten

OCHA destacó la persistencia de los obstáculos para la entrada de suministros vitales a la Franja, citando que en las dos primeras semanas del año, los organismos humanitarios planificaron 29 misiones para ayuda al norte de Wadi Gaza y que sólo una cuarta parte logró hacerlo ya que Israel negó el acceso a las demás.

Precisó que dos misiones adicionales originalmente coordinadas con las autoridades israelíes “no pudieron completarse debido a la inviabilidad de las rutas asignadas o retrasos excesivos en los puntos de control, lo que no permitió que se concretaran durante las ventanas operativas seguras”.

Más de 24.000 palestinos muertos

Según datos de las autoridades gazatíes, los continuos bombardeos y enfrentamientos en Gaza causaron la muerte de 160 personas en los últimos dos días y otros 350 resultaron heridos, lo que eleva el número total de palestinos muertos confirmados desde que estalló la guerra a más de 24.400.

Tres soldados israelíes también murieron en enfrentamientos en Gaza el martes y miércoles para hacer un total de 191 combatientes israelíes muertos desde el 7 de octubre, cuando Hamás atacó el sur de Israel.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *