Los Pantanos de Villa, designados como Refugio de Vida Silvestre y posiblemente la única en Lima, albergan más de 210 especies de aves y ostentan este estatus como área protegida desde 1989. En el marco de la celebración del 489° aniversario de Lima el 18 de enero, es imperativo reflexionar sobre la crucial importancia de preservar este auténtico oasis natural en el corazón de la ciudad.

Como el único espacio con esta denominación en Lima Metropolitana, su conservación se torna crucial y requiere un trato especial. Este santuario ecológico ofrece a los visitantes diversos atractivos turísticos, destacando 5 espejos de agua que dan cobijo a aproximadamente 210 especies de aves especies de aves (entre migratorias, residentes y registros eventuales), 13 de peces, y 5 de anfibios y reptiles, entre otras maravillas naturales.

Las aves migratorias se pueden subdividir incluso de acuerdo a su procedencia: América del Norte, América del Sur, Andes y locales. Del mismo modo, este humedal es el hábitat de especies vegetales y/o animales cuando se encuentran en una etapa crítica de su ciclo biológico.

Durante los meses de noviembre y diciembre, se presencian imponentes bandadas de aves, entre 15,000 y 20,000, que migran desde el hemisferio norte, ya sea para establecerse temporalmente en el RVSPV o hacer una parada en su ruta hacia el sur del país. 

Este humedal, hogar de 210 especies de aves, clasificadas según su origen geográfico.Dentro de las aves registradas se encuentra el potoyunco peruano (Pelecanoides garnotii), el pelicano peruano (Pelecanus thagus), el guanay (Phalacrocorax bouganvilli), el piquero peruano (Sula variegata), el zambullidor blanquillo (Podiceps occidentalis) y la gallareta gigante (Fulica gigantea).

Otras especies de aves importante son: el playero manchado (Actitis macularía), el pato cabeza verde (Anas platyrhynchus), el playerito occidental (Calidris mauri), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el chorlo del ártico (Pluvialis squatarola) y la garza tricolor (Egretta tricolor).

No obstante, a pesar de su importancia ecológica, los Pantanos de Villa enfrentan amenazas. La contaminación de los alrededores, originada por emisiones vehiculares y residuos abandonados por algunos visitantes, compromete este oasis natural. Considerados uno de los pulmones vitales de la capital, la preservación y el respeto hacia los Pantanos de Villa son esenciales, especialmente en vísperas de la celebración del 489° aniversario de Lima el 18 de enero.



Fuente Andina Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *